Aunque el máximo Milagro del Profeta del Islam (la bendición de ALLAH swt sea con él y la gente de su casa) es el Sagrado Corán, no se puede descartar su Sunna (tradición) que lo distingue con unas características supremamente humanas y sociales.

Antes de empezar con este sermón de la parte humana y social de nuestro Profeta Muhammad (la bendición de ALLAH swt sea con él y la gente de su casa) es bueno dejar en claro algunos puntos: todos los profetas mayores trajeron de parte de Dios Altísimo un mensaje Divino, pero a la vez se les veía en su interior y exterior su parte más brillante, que era la parte humana y social que los distinguía del resto de las personas. Al profeta Noé y Abraham (la paz de ALLAH swt sea con ellos) se les revelo “las hojas” y su comportamiento se convertía en otro “milagro”, un milagro humano y social. El amor del profeta Noé por la humanidad fue sorprendente. El amor del profeta Abraham a su Creador fue increíble que Dios Altísimo lo llamó “Jalilul- lah” amigo íntimo de Dios.

El amor del profeta Moisés por su pueblo es digno de recordar. Dios el Innombrable le entregó la Tora para guiar a su pueblo pero más allá vemos a un profeta mucho más humano y social, que los primeros en aceptarlo y prosternarse, por su entrega a Dios, no fueron los israelitas, sino los magos y hechiceros del Faraón.

El amor del Gran Salvador y profeta Jesús hijo de la Virgen María (la paz de ALLAH swt sea con ambos) superó al Evangelio que hoy en día vemos a todos sus seguidores tratar de Imitar. Los musulmanes tenemos fe de que el ungido Jesús hijo de la Virgen María se le revelo el Evangelio “Inyil” que es distinto a su vida que narran los 4 Evangelios, es decir, una cosa es el Evangelio que se le reveló por Dios y él les leía a sus apóstoles y otro son sus milagros y su comportamiento que se suma a ejemplo de vida. “Sunnat”. Es más tenemos fe que cuando el Gran Salvador Jesús vuelva a la Tierra para llenarla de Justicia y equidad traerá el Evangelio en sus manos y preguntará a sus seguidores: ¿ustedes se guiaron por este libro (el Evangelio) y mi Sunnah?

El profeta del Islam Muhammad (la bendición de ALLAH swt sea con él y la gente de su casa) es similar a los otros profetas con un libro Sagrado llamado el “Corán” y su ejemplo a seguir, su comportamiento frente a las personas, que se llama Sunna.

Este es el sermón de hoy hablar de su máximo milagro de ejemplo a seguir.

Quisiera dar mi punto de vista con la palabra Milagro, en un diccionario usted puede leer: “Milagro: hecho sobrenatural debido al poder divino, suceso maravilloso”; El profeta Adam, su milagro fue nacer sin padre y sin madre, el Profeta Noé, su milagro fue construir un Arca que salvo toda las especies de la tierra, el profeta Abraham, su milagro fue que cuando lo lanzaron al fuego se convirtió en un jardín fresco y saludable, el Salvador Jesús, su milagro fue nacer sin padre- hablar en el vientre de su madre, hablar en la cuna, curar leprosos y mucho más, el profeta del Islam, su milagro fue el Sagrado Corán que ningún ser humano pudo cambiar ni una letra. Mi pregunta es la siguiente ¿estos milagros certifican el poder de Dios o del Profeta?

Otra más, si un hombre revive a un muerto, sana leproso y camina sobre el agua (hoy en dia vemos al mago o espiritista Dynamo y Criss Ángel) ¿el poder o milagro lo certifica a estos hombre como poderoso o a Dios Altísimo?

No le daré respuesta a ninguna de las dos, solo puedo decir que los milagros son hechos sobrenatural debido al poder Divino. Cuando un profeta hace un Milagro está reafirmando el poder Divino y que ha sido enviado por un Poderoso y Omnipotente.

Pero viene otra pregunta, si el comportamiento de ese profeta es un ejemplo a seguir ¿a quién se le atribuye su poder?

Esta pregunta si la voy a responder, el único que se beneficia es el profeta porque ha pasado a un plano de creer en Dios al creerle a Dios. El buen comportamiento, su parte humana y sociable es lo que lo caracteriza y hace que nosotros lo sigamos y nos enamoremos de aquel ser que lo envió, en este caso, el Creador de Todas las cosas.

Un día estando sentado el Profeta Muhammad (la bendición de ALLAH swt sea con él y la gente de su casa) les preguntó a los ánsares (fieles y más cercanos colaboradores): ¿mencionen una distinción que haya en mí, y no esté en ustedes, que me hizo profeta de la humanidad y no a ustedes? Uno dijo: “el Sagrado Corán”, otro dijo: “el hablar con el Ángel Gabriel”, el otro dijo: “el hablar con Dios” a todas el Profeta (P) respondió negativamente, y les dijo: “no han leído que el Sagrado Corán dice: “y tienes en el Profeta de Dios al mejor ejemplo”. Y continuo diciendo yo soy el que mejor trato a mis esposas.

Estando construyendo la mezquita de “Medina” un hombre al ver que el Profeta subía a las montañas y traía leña y nuevamente con mucho afán volvía desesperado, le preguntó: ¿pero tú eres el Profeta de Dios, porque te esfuerzas tanto? El Profeta Muhammad (P) respondió: “sí, yo soy el Profeta de Dios pero ni yo mismo sé que será de mí, cuando me encuentre en su juicio.”

¿CUAL ES EL MAXIMO MILAGRO PERSONAL Y SOCIAL DEL PROFETA MUHAMMAD (la bendición de ALLAH swt sea con él y la gente de su casa)?

Hoy voy a decir un testimonio; el motivo de mi conversión al Islam tiene que ver mucho con aquel milagro especial del Profeta (la bendición de ALLAH swt sea con él y la gente de su casa) que fue la parte humana que lo distingue entre los demás Profetas; Yo conocía al Profeta Job (la paz de ALLAH swt sea con él) que conmovía mi vida y el Profeta Jesús (la paz de ALLAH swt sea con él), nadie me podía decir que existían Profetas mejores que estos dos hombres. El Profeta Job siendo paciente ante la enfermedad y el Profeta Jesús siendo amoroso con sus semejantes, seguir estos dos ejemplos convierte a un discípulo en un hombre triunfador en esta vida y en la otra. El Profeta Job (P) no tenía lugar en su cuerpo para que le saliera otra herida; El Profeta Jesús (P) con todos los milagros que hacia nos enseñó a orar de esta manera: “Padre Nuestro que estas en el cielo, Santificado sea tu Nombre…” una discípula del Profeta Jesús que me impacto por su comportamiento humano fue la Madre Teresa de Calcuta, le preguntaron ¿porque está lavando a un leproso?, dice la periodista, “yo ni porque me dieran un millón de dólares lavaría a un leproso” y ella le contesto, tienes razón, “al leproso no se lava con dinero sino con amor”. Pero hay otro hombre que llena para mí el espacio de estos dos hombres, hubo uno que me cautivo con el mejor ejemplo: lo humano y lo social. El mejor milagro de Nuestro Profeta fue su ética, paciencia, amor, tolerancia, perseverancia. Dice Dios en el Sagrado Corán: “tienes en el Profeta el mejor ejemplo y la mejor comunidad” ¿Cuál es la mejor comunidad? La más complicada.

El profeta Muhammad sufrió mucho con su comunidad, los miembros de su clan, sus allegados, su pueblo, y él aceptó este reto, luchar por su Comunidad para advertirles sobre el esfuerzo de ser cada día mejor.

CONDUCTA DEL PROFETA EN SUS RELACIONES HUMANAS Y SOCIALES

1. Por la importancia que le daba a lo que se le confiaba, se dijo que devolvía hasta el hilo y la aguja (devolviendo a su dueño todo lo que se le había confiado sin ser negligente en cuanto esto).

2. Si tenía huéspedes, comía con ellos y no dejaba de comer hasta que su huésped lo hiciera.

3. Debatía con los judíos y asociadores (así se encapricharan con él) y refutaba sus dichos.

4. Cuando le pedían algo, si quería hacerlo decía que sí, y si, por el contrario, no deseaba realizarlo, callaba pero no decía que no.

5. No miraba las cosas mundanales, que son, en su apariencia bellas, (para no verse inmerso en ellas, o para que estas no le atraigan).

6. Cuando algún asunto lo entristecía, recurría de inmediato a la oración, y le gustaba la oración, y le gustaba la soledad (para recordar a Dios, pensar, reflexionar y analizar sus asunto).

7. Arreglaba sus zapatos, remendaba su ropa, abría la puerta y molía con su sirviente, si éste estaba cansado.

8. Servía a su familia, ayudando a sus esposas.

9. No miraba fijamente a la cara de nadie (para no incomodarlos).

10. Cada vez que alguien se sentaba ante él, mientras rezaba, reducía su rezo y le preguntaba: ¿tienes alguna necesidad?

11. Ante la complacencia o la ira no decía más que la verdad.

12. Si se olvidaba de algo ponía su frente sobre una palma y decía: Oh, Dios tuya es la alabanza, oh quien hace recordar todas las cosas y las ejecuta, hazme recordar lo que he olvidado.

13. Era su costumbre el préstamo (entregar algo con la condición de una igual devolución).

14. Solía decir “no hay fuerza ni poder excepto en Dios”

15. Entre sus costumbres existía el enterrar los cabellos, las uñas y la sangre.

16. Solía perfumarse con todo tipo de perfume que se le presentaba, entre ellos el Musk.

17. Cortaba sus uñas y su cabello los días viernes antes de ir a la oración.

18. El mejor regalo para él era el perfume.

19. Dijo “las mezquitas son el lugar de reunión de los profetas”. Y era su costumbre si entraba en la mezquita dirigirse hacia la Quiblan.

Sermón del Viernes por el Sheij Munir Valencia Potes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s