De la ansiedad a la esperanza y de la esperanza a la certidumbre

Siempre sentía ansiedad en cuanto al futuro de mi familia. Si acaso yo enfermara, tuviese un accidente, o me ocurriese algún problema, ¿Que harían los queridos de mi familia?, ¿a quién recurrirán, y de quién pedirán la ayuda, de los amigos que quizás nos han olvidado, o de los hermanos, los cuales tienen sus propias dificultades en la vida?

Pensando de esta manera, abrí el Corán, y empecé a leer, hasta que llegué a una aleya, la cual me era tan placentera e inspiró tanta esperanza que la repasé unas cuantas veces hasta que derrumbó todas mis preocupaciones y pensamientos vanos, y me abrió una ventanilla de luz. Me otorgó una tranquilidad especial. La palabra del Generoso y Compasivo era:

قل من يرزقكم من السماء والأرض أمن يملك السمع والأبصار ومن يخرج الحي من الميت ويخرج الميت من الحي ومن يدبر الأمر فسيقولون اللـه فقل أفلا تتقون ﴿یونس: ٣١﴾.
DI: “¿Quién es el que os concede el sustento desde el cielo y desde la tierra? O ¿quien es el que tiene poder sobre [vuestro] oído y vista? Y ¿quién es el que saca lo vivo de lo que está muerto y saca lo muerto de lo que está vivo? Y ¿quién es el que gobierna todo cuanto existe? Y ellos [sin duda] responderán: “[Es] Dios.” Di entonces: “¿No vais, pues, a ser conscientes de Él? (Corán, 10: 31.

spices

Cuando os enfrentáis con una aleya, que empiece con la palabra ‘al’la’ (الا), la cual significa “por cierto” (ciertamente o en verdad), entonces se ha de prestar una mayor atención y cuidado a dicha aleya:

ألا إن أولياء اللـه لا خوف عليهم ولا هم يحزنون
الذين آمنوا وكانوا يتقون
لهم البشرى في الحياة الدنيا وفي الآخرة لا تبديل لكلمات اللـه ذلك هو الفوز العظيم ﴿یونس: ٦٢- ٦٤﴾.
¡Oh, en verdad, quienes están próximos a Dios –nada tienen que temer y no se lamentarán:
aquellos que llegaron a creer y han sido siempre conscientes de Él
Para ellos son las buenas nuevas [de felicidad] en la vida de este mundo y en la Otra Vida; [y puesto que] nada podrá alterar [el cumplimiento de] las promesas de Dios, este es, precisamente, el triunfo supremo! (Corán, 10: 62-64).

Un negocio que jamás se pierde, Dios es el dueño de los cielos y de la tierra, el sustentador, y creador del mundo, quien dice:

إن الذين يتلون كتاب اللـه
وأقاموا الصلاة
وأنفقوا مما رزقناهم سرا وعلانية
يرجون تجارة لن تبور ﴿فاطر: ٢٩﴾.
Esos son los que [realmente] siguen la revelación de Dios,
son constantes en la oración,
y gastan en los demás, en secreto o en público, de lo que les damos como sustento
–esos son los que pueden esperar una ganancia que no se echará a perder, (Corán, 35: 29).

 

Extraído del libro: Los Resplandores de La Salvación.

Autor:  Abdulkarim Shamshiri

Traducción :  Marjan Jafari Roshan

Corrección del texto al español:  Jose Luis z Alvez (Adam Díaz Alves), equipo de trabajo islamalfayer.com, y Juan López peris.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s